Contrato para la Formación y el Aprendizaje
en situación de ERTE por fuerza mayor
Los trabajadores con contrato de formación y aprendizaje, en situación de suspensión temporal del contrato o de reducción temporal de jornada, que es una medida de carácter temporal y no permanente (que no extingue la relación laboral), permite a la empresa suspender el contrato durante el tiempo que dure la causa que motiva la interrupción, lo que conlleva la suspensión tanto de la actividad laboral como de la formación inherente a dicho contrato, y exonera por ello de las obligaciones recíprocas de trabajar y remunerar el trabajo.
Durante este período, la empresa mantendrá en alta a los trabajadores afectados, si bien queda exonerada total o parcialmente de la cotización por la cuota patronal, de acuerdo con el procedimiento previsto en el artículo 24 del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo. Dicha exoneración no tiene efectos para el trabajador, manteniéndose la consideración de dicho período como cotizado a todos los efectos. Al suspenderse la formación, no procede la aplicación por la empresa de las bonificaciones, ni la de tutorización de los trabajadores.
Una vez finalice la suspensión, el trabajador tiene derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo y el contrato vuelve a cobrar plenitud de efectos, tanto en su aspecto laboral como formativo, reanudándose entonces el cómputo de su duración. En este sentido, la situación de suspensión temporal interrumpirá el cómputo de la duración del contrato.
Durante este período de suspensión, se genera un derecho a la prestación por desempleo de nivel contributivo, en los términos previstos en el artículo 25 del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, aunque la persona trabajadora carezca del período de ocupación cotizada mínimo necesario para ello.
La duración de la prestación se extenderá hasta la finalización del período de suspensión del contrato de trabajo o de reducción temporal de la jornada de trabajo de las que trae causa, teniendo presente que el tiempo en que se perciba la prestación por desempleo por causa de esta fuerza mayor temporal, no se tendrá en cuenta para el reconocimiento de futuras prestaciones por desempleo, y que no consumen los períodos requeridos para su percepción (contador a cero).